15 feb. 2013

De lo real


Ante noche soñé con elefantes estacionados,
eran tres, vestidos de circo,
cada uno sobre zancos pequeños, jugando con
pelotas
en las
trompas
(de falopio).

Ayer en la mañana desperté
creyendo que besabas mi boca,
y reías conmigo.

El Papa renunció y el mundo se estremece,
hoy un meteorito cayó en Rusia
y mató
"gente".

Y en mi mente miles de humanos mueren,
y en mi mente degollo sus cabezas como
destapando ollas de cazuela.
Les saco los vellos púbicos con una pinza,
los siembro con cariño entre las zanjas
del ombligo
y de la boca.
Y soy feliz,
encandilando gente
con cuentas de vidrio, con
orgasmos infinitos.

Luego, de tu ombligo y de tu boca
cosecho
flores.



No hay comentarios:

Publicar un comentario