9 jul. 2012

Amigos



Un día, me aburriré de esta humana sociedad y,
juntaré a mis amigos, esos inseparables, los incondicionales
los de alma bella, los que consuelan.
Los mataré, les extraeré vícera por vícera,
sesos, grasa, y rellenaré sus cuerpos
cuidadosamente y como si cada uno fuera un Dios
los disecaré, hasta que sus ojos brillen de sublimidad
y les caigan gotas de felicidad al sentir el dolor celestial
del alma eterna.
En mi casa siempre habrán personas leyendo,
mirando tele, intentando captar su último respiro
para que aún muertos, imaginen, que están vivos.

Y asi, por fin,
no me sentiré tan sola.


No hay comentarios:

Publicar un comentario