20 abr. 2013

Catarsis

Y mis uniones neuronales hacen cataplum! cataplaf! exprimiendo ideas al ritmo ská, una masa consistente, crepuscular, matices de colores, ruidos, sensaciones, placer oculto y frío, deseo deseo deseo una catarsis, una catarsis que destroce cada poro, cada tejido muscular hasta la transmutación celeste. Hasta morir, pero en cien años más y por allá por los montes Urales, sin antes haber visitado a la española que acabo de conocer, y hacer esa vuelta loca por las Guyanas (incluyendo la francesa, para qué discriminar), no sin antes inyectar música a la vena, a las venas, a las venas abiertas de esta Latino-américa.


No hay comentarios:

Publicar un comentario